miércoles, 14 de julio de 2010

¿Por qué?, ¿cómo? y ¿cuándo? Tres preguntas obligadas

En el quehacer diario, tanto en el ámbito profesional como en el ámbito personal, estas tres preguntas nos deben llevar a la reflexión.

“Estoy decidido a ……. “

PRIMERO ¿Por qué estoy decidido? ¿Por qué lo quiero hacer? ¿Por qué tomo esta decisión? ….. Hemos de buscar los motivos reales, el trasfondo de las cosas, lo que da origen a la decisión. Muchas veces nos quedamos en el resultado, pero nos da miedo la búsqueda de la causa.

Nos encontramos, a menudo, con empresarios que vienen a consultarnos y en la conversación se dan cuenta de que no conocen el origen del problema, luego hay muchas posibilidades de que vuelva a repetirse el mismo resultado.

SEGUNDO ¿Cómo lo voy a hacer? Es posible que ya estemos decididos, es posible que no haya vuelta atrás en nuestra decisión, pero es muy importante saber cómo lo vamos a hacer, teniendo siempre en cuenta todas las circunstancias que rodean cada caso.

Sucede todos los días que la precipitación nos arrolla, incluso nos arroja a situaciones más graves que las que abandonábamos.

Tenemos la obligación de consultar con los expertos que nos deben ayudar a tomar el mejor camino, abogados, expertos fiscales, médicos, etc. dependiendo del asunto que se esté tratando.

TERCERO ¿Cuándo voy a llevar a cabo mi decisión? Porque no todos los momentos son oportunos. Si ya sé qué debo hacer y cómo lo debo hacer, ahora he de buscar el mejor momento… ¿Cuándo…..?

Aconsejo exactamente lo mismo que en el punto anterior, que el profesional experto nos dé información del momento más oportuno, que oigamos los “pro” y los “contra”.

Al final la decisión la ha de tomar cada uno, pero es fundamental que lo haga teniendo en cuenta toda la información necesaria que le ofrecen los expertos.