domingo, 14 de enero de 2018

EL EMPRENDEDOR

Con este artículo abro una puerta a una serie de publicaciones que van a tener como protagonista al EMPRENDEDOR con mayúsculas.

Hoy quiero detenerme en algunas características principales de los emprendedores, quiero principalmente fijarme en esos que corresponden a la microempresa española.

Si le damos un vistazo a las estadísticas, veremos que, el 42,2% del tejido empresarial del país corresponde a micro empresas, empresas con menos de diez trabajadores, más de 1.300.000 empresas. Emprendedores, la mayor parte de ellos, con una gran lucha local, a los que cada día les amanece antes de que salga el sol y no consiguen dejar de ser emprendedores aunque se vayan a dormir.
Yo que trabajo, desde hace años también con este tipo de empresarios, encuentro características que suelen ser comunes a una gran mayoría y que dejo en este pequeño artículo:
o   Tienen una gran “cintura” en su trabajo, de forma que son capaces de generar soluciones ante cualquier eventualidad.


o   Tienen ganada la confianza del cliente gracias a la estrecha relación personal con él.


o   No abandonan su papel de emprendedor en ningún momento del día.


o   Suelen tener, en la mayor parte de los casos, equipos de trabajo estables, ya que al no tener gran cantidad de trabajadores, la relación con los empleados es muy cercana y esto genera vínculos que, de otro modo, no existirían.


o   Suelen centrar su gestión y su preocupación en la casuística, en cada cosa que está sucediendo en su empresa. Poco preocupados por los números, prefieren conocer qué ha sucedido con un pedido y quién era el cliente, antes de revisar el porcentaje de pedidos con los que ha habido incidencias, en determinado periodo de tiempo, para generar medidas correctivas, etc.


o   En general son poco amantes de la metodología y más de la improvisación. Suelen estar el día “apagando fuegos”.


o   Recurren al "esto lo hemos hecho siempre así", antes de proponer evolución o modificación, por miedo a que algo cambie, poco conscientes de que las cosas cambiarán si no evolucionamos con las tecnologías, el mercado, las modas, etc.


o   Casi están obligados a aprender de la experiencia. En la mayor parte de los casos no asumen las sugerencias que desde el exterior se les hace. No implantan bien la normativa a la que están obligados si no se les inspecciona, si no le ven las orejas al lobo, etc.


o   Poco dados a compartir conocimiento, a intercambiar experiencia, etc. Nos cuesta mucho poner en sus cabezas lo interesante que es el espíritu colaborativo entre las empresas y firmar compromisos en este terreno.



o   Finalmente, resaltaría el miedo a pagar el talento, lo que les lleva muchas veces a seguir alimentando equipos mediocres. No tienen claro que el talento les produce un importante retorno de la inversión realizada.

Es cierto que hay una cierta evolución en el emprendedor y esta mayoría, con estas características, va dejando paso a emprendedores más formados, personas que están más ligadas a los nuevos tiempos pero, aun así, falta mucho por hacer en este colectivo que no es nada pequeño.

Si eres emprendedor revisa, pero hazlo muy sinceramente, cuáles y cuántos de estos puntos cuadran con tu modo de actuar.

Y si quieres mejorar recurre a profesionales externos, consultores que te podemos ayudar a superar esta fase y empezar a “jugar en otra liga”.
Como siempre, me tenéis a vuestra disposición en smorales@grupohob.es

sábado, 30 de diciembre de 2017

¿FELIZ AÑO NUEVO?

Cuando te enfrentas a un cambio de año, te ves obligado a revisar lo sucedido hasta hoy, es casi como terminar un libro, en su última página, casi siempre, hacemos memoria de todo lo sucedido en la lectura del mismo.

Se me ocurre preguntarte ¿cuánto has aprendido de este año transcurrido?, porque aprender ... seguro que has aprendido algo. Los días, las semanas, los meses, nos dejan un "surco" en nuestras vidas, en nuestras almas, en nuestras mentes, un aprendizaje, eso siempre es positivo, aunque venga de una experiencia negativa.

Y también me gustaría preguntarte si hay alguien nuevo en tu vida, suele ser otro regalo de cada año, aparecen personas nuevas que vienen a llenarnos, a aportarnos, que nos ayudan a terminar de "construirnos".

Por último, quisiera que reflexionaras sobre qué has aportado y esto puedes saberlo si te preguntas si has ayudado a alguien que lo necesitaba. Si has podido colaborar en que alguien esté hoy mejor gracias a tu ayuda, no necesariamente material, que también te podría valer, pero es más importante la otra, la ayuda que prestas que queda en el tiempo y en la vida de los demás, porque la material se consume y se acaba.


Si tienes estas tres cosas, que seguro que si, entonces has crecido. Si has crecido el próximo año será mejor y si es mejor podrás mejorar la vida de los demás también.

Prepara un nuevo año que esté lleno de aprendizaje, de personas que atraes y de ayuda a los demás, eso es lo que realmente hará de tu vida una continua evolución a mejor.

FELIZ AÑO NUEVO

viernes, 11 de agosto de 2017

¿REINVENTARTE Ó EVOLUCIONAR, QUÉ VAS A HACER?


El mes de agosto siempre me pareció una frontera, un paso obligado, entre lo hecho antes de unas merecidas vacaciones y… lo que vamos a hacer cuando volvamos. Aunque estas merecidas vacaciones sean diez días.

Agosto guarda para sí la expectativa de un nuevo curso y parece que, aunque hace años que dejamos el Colegio, la Universidad, etc., sigamos inmersos en este “calendario”.

En esta idea de “cuando vuelva”, he tenido algunos encuentros estos días, con amigos, compañeros o conocidos, que han utilizado la palabra “REINVERTARME”, con expresiones tales como: “Quiero volver en septiembre y REINVENTARME”, “En este nuevo periodo me toca REINVENTARME”.

A mí me molesta esta palabra, me parece traumática, me trae a la mente “ruptura”. Incluso me parece despectiva sobre lo que eras, sobre lo que has crecido, porque aun equivocándote siempre te llevas un aprendizaje y eso es una mejora.

Yo he aprendido cómo no dirigir las finanzas de una empresa, hace muchos años, porque lo pasé mal, por hacerlo mal. Aprendí cómo no abrir una nueva sociedad, porque luego te puede acarrear problemas, a pesar de los años que pasen, ó cómo no vender un coche. Los errores siempre te ayudan a saber “cómo no hacer algo”, cuando menos, “cómo no hacerlo”.

Hay quien habla de procesos de REINVENCIÓN personal, como si uno fuera un simple objeto que antes se usaba para una cosa y ahora para otro fin nuevo. Se utiliza en charlas y conferencias para emprendedores. Me sigue doliendo el término, entra en mi cabeza y rebota.

No es así. Perdóname que te lo diga. No es así.

El ser humano está en continua EVOLUCIÓN, atesora muchos conocimientos-experiencias a lo largo de su vida.

Debes aprovechar todo lo vivido, todo lo experimentado para EVOLUCIONAR, crecerás más y más rápido si partes de lo que tienes, de lo que eres, de lo que ya dominas. Es mejor eso que pensar en una ruptura con lo anterior, para empezar … ¿qué?.

Sólo el hecho de utilizar la palabra EVOLUCIÓN te ayudará, sigues siendo lo que eras, amplias, mejoras, aplicas nuevos conocimientos… EVOLUCIONAS. Qué más da el sector, el puesto, la responsabilidad nueva que tengas, etc. Estás evolucionando constantemente.

Hoy que encaramos la semana del ecuador de agosto, quería dejaros esta reflexión. Podría resumir este pequeño artículo en una frase: “No te REINVENTES, EVOLUCIONA por favor”.
Como siempre, me tenéis a vuestra disposición en smorales@stratexito.com

sábado, 8 de julio de 2017

CONTINUIDAD EMPRESARIAL, A VECES CONTINUIDAD FAMILIAR


Hace unos días circulaba por las calles de una de esas ciudades que el trabajo me lleva a visitar, reconozco que todas con encanto, de todas me atrae algo que considero que es especial de ellas, de todas me enamora algún rincón, bien pues andando por sus calles, me detiene una persona mayor, unos sesenta y muchos años y me da un abrazo y me llama por mi nombre y me hace recordar que hace casi quince años ya, trabajé para él y para su empresa. Evidentemente yo lo había identificado perfectamente.

Me genera una motivación especial, muchas veces, ver cómo hemos dejado “poso”, en las personas y en las empresas con las que hemos trabajado. Que, por otro lado, de eso se trata, de no ser estéril, de dejar frutos por allá por donde pisamos y dejamos huella, como diría mi compañera Cristina Mulero.

Durante unos minutos recordamos juntos, que la empresa era familiar, que había chicos y chicas descendientes directos y que juntos, el empresario y yo, fuimos formando y vinculando a los jóvenes a aquel proyecto que había sido el sueño del Fundador y que ahora debía ser el sueño de aquellos miembros de la familia que lo desearan.

Herramientas tales como los Comités Directivos y los cuadros de mando, hicieron de la empresa un “reloj” en el cumplimiento de objetivos.

Hoy la empresa ha desarrollado gran parte de su potencial, los hijos son el alma de la organización y el Fundador casi no aparece por las instalaciones, recibe su fruto, que es lo importante. Ahora cuida de otras cosas, como la familia, está pendiente de dedicar cada día a la esposa a la que tantas horas le "escondió", porque el trabajo de impulsar una empresa, requería en los inicios muchos esfuerzos.

Me regala un nuevo abrazo y me hace prometer que pasaré a saludar a los “chicos” y se marcha feliz a seguir su rumbo, su vida.
Estuvo atento, en el momento justo, para preparar un relevo generacional que le permitiera esto, VIVIR. Nosotros fuimos su herramienta, sus consejeros, sus consultores, su mano derecha.

En la actualidad, desde Grupo HOB, conformamos un equipo de alto rendimiento para dar soluciones muy completas a las empresas que tienen que resolver su futuro con el relevo generacional.

Como siempre a vuestra disposición en smorales@stratexito.com y en www.facebook.com/sergio.moralesparra

domingo, 18 de diciembre de 2016

CAMINO DEL ÉXITO

Hace tiempo que me di cuenta que no somos quien para marcar el camino del éxito a nadie. Esto que parece una “perogullada”, es simplemente una realidad de la que hemos de ser conscientes todos, en nuestros distintos roles.

Desde el rol de padres, en el que podemos poner a nuestros hijos en las puertas de caminos, que ellos deben escoger; hasta el rol de Directivos, en el que hemos de mostrar a los miembros del equipo las necesidades de la empresa, las necesidades del mercado, proponerles proyecto, pero dejar que sean ellos los que decidan su camino. Un camino que les ha de conducir a la conciliación entre “corazón” (lo que deseo) e “intelecto” (lo que es oportuno y conviene).

El “éxito” (manido término), es una percepción subjetiva, así encontramos a persona en ese punto de logros que nosotros añoramos y a ellos les produce insatisfacción y, al revés, personas con una vida que nosotros consideramos mediocre y ellos valoran como un éxito. La subjetividad prima en esto y nos debe hacer reflexionar.

En este sentido, he pretendido siempre hablar con mis hijos para trasladarles ideas de algunas cosas de la vida, del mundo empresarial y de las relaciones humanas, etc., pero con los años pretendo que sus elecciones sean lo más “libres” posible, pues sólo ellos pueden reconocer el camino de “su éxito”.

En el caso de los miembros de mi equipo de trabajo, pretendo trasladarle las necesidades de su entorno profesional, para que valoren en cuando pueden mantener en equilibrio “corazón” e “intelecto” en ese ambiente y que eso les conduzca al éxito que buscan.

Al contrario de lo que otros puedan pensar, para mí el éxito no llega con los años, cada época tiene una motivación y una sensación de éxito distinta.

Como siempre a vuestra disposición en http://www.facebook.com/sergio.moralesparra y @sergiomp1961 en Twitter.


sábado, 29 de octubre de 2016

LA VIDA CAMBIA ¿Y TÚ?

En 1991 me compré un libro que se llama “Cómo gozar del trabajo”, lo escribió una tal Marcia A. Perkins-Reed, probablemente hoy un libro descatalogado, no te lo pierdas, la primera edición fue hecha en México y de ella tengo yo un ejemplar.

Cómo llegó a mis manos, es decir, dónde lo compré y bajo qué efectos me encontraba cuando lo hice, ahora mismo no lo recuerdo, el caso es que ya que lo tenía, lo leí.

Hoy vuelve a caer en mis manos y releo algunas hojas y en las primeras me encuentro esto:

“Cada día se crean nuevas tareas y carreras. Los valores, estructuras y estilos de vida que sirvieron a nuestros padres no son ya funcionales. Y no estamos preparados para ello.”

Y seguimos sin estar preparados para ello, pero lo que es peor, al paso que vamos y con aquellos que están al frente de todo este “cotarro” y me refiero a PATRONALES, SINDICATOS, GOBIERNOS, etc. no estaremos preparados para los cambios nunca. Nos arrollarán los cambios, nos llevarán por delante.

La frase es de 1991, hace veinticinco años ya nos decían que no vamos a conocer la vida como la conocieron nuestros padres y seguimos “amarrados” a una forma de ver el trabajo, el desempeño y la propia vida que cada vez se corresponde menos con la realidad.

Por ejemplo mi empresa tiene contratadas personas que no tienen que pasar por ningún despacho a trabajar, lo hacen con ordenadores, desde el punto en que se encuentren, no es preciso vigilar si empiezan a las 9.00 h. o no, ó si terminan a las 19.00 h. ó no. Medimos su desempeño, que es lo importante.

Estos modelos no son trasladables a todos los puestos de trabajo y a todas las empresas, es cierto, pero lo que también es cierto es que no lo aprovechan tantas empresas como podrían aprovecharlos, por el simple hecho de que el “presentismo” sigue estando bien visto.

Es hora de cambiar, es hora de dejar de hacer lo mismo porque el decorado es otro.


Como decía Dorothy en “El mago de Oz”: “Toto, creo que ya dejamos de estar en Kansas para siempre”

En tu estrategia, en la de tu empresa para 2017, qué cambios importantes estás proponiendo, qué vas a hacer de nuevo, qué quieres CONQUISTAR ahora, porque si quieres hacer lo mismo, no sólo no cambiarás el resultado, sino que lo empeorarás, seguro. La evolución es implacable y la COMPETENCIA más.

Como siempre, me tenéis a vuestra disposición en smorales@stratexito.com, en mi Facebook  www.facebook.com/sergio.moralesparra

domingo, 28 de agosto de 2016

LOS GRAVES COMPROMISOS DE LA MARCA PERSONAL


Ahora que tanto se habla de la Marca Personal, que además contamos con excelentes profesionales de esta materia, como D. Andrés Pérez Ortega ó como Dña. Cristina Mulero Calvo, que en breve presentará oficialmente su libro “Saltar de la pecera”, dedicado específicamente a cómo crear y desarrollar la Marca Personal y tantos otros profesionales que me sería muy difícil detallar por la cantidad de los mismo; ahora… digo, merece la pena hacer una reflexión más amplia de las consecuencias de ser un profesional con Marca Personal.

La primera es, sin duda, superar la expectativa que el cliente-consumidor de nuestro servicio, tiene de nosotros. Estar por encima de lo que hemos prometido en esa transmisión de nuestros valores y de nuestro saber hacer que hemos realizado al fortalecer nuestra Marca.

Este no sólo es un compromiso con nuestro entorno, sino además, es un compromiso con nosotros mismos.

El segundo y, para mí, mucho más importante, es saber que somos un referente, que la Marca Personal no sólo tiene que ver con esa capacidad de hacer y de servir; de ser un profesional y de tener prestigio; de ser humano, tangible y cercano; sino que aprovechando todos estos puntos, tenemos la obligación de ser un “faro” en “La costa de la Sociedad”.

Cuando eres visible en un entorno, no puedes obviar la obligación de aportar al entorno VALORES, con los que ayudar a los demás, próximos y lejanos, da igual, a todo aquel que te vea, te siga, te lea, te oiga, etc. etc..

Ahora se llama a los que marcan tendencia “influencer”:

“Un influencer es una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia e influencia en redes sociales puede llegar a convertirse en un prescriptor interesante para una marca.
Fuente: Blog 40gradosdefiebre.com

Pues un profesional con Marca Personal debe convertirse en un “influencer” de los VALORES, tender a modificar su entorno ayudándolo a mejorar. La figura de cualquiera de los que lidera a través de su Marca Personal, debe ser un poco “mesiánica” si se quiere, un poco, no mucho, pero sí suficiente como para sentirse comprometido cada mañana. Saber que esta sociedad está carente de liderazgos ejemplarizantes que ayuden a las nuevas generaciones a saber descubrir hacia dónde y cómo pueden caminar.

¿Te parece mucho compromiso? ¿Demasiada exigencia? Por supuesto que puedes no estar de acuerdo, pero este es mi parecer.


Como siempre a tu disposición en redes sociales http://www.facebook.com/sergio.moralesparra