domingo, 28 de agosto de 2016

LOS GRAVES COMPROMISOS DE LA MARCA PERSONAL


Ahora que tanto se habla de la Marca Personal, que además contamos con excelentes profesionales de esta materia, como D. Andrés Pérez Ortega ó como Dña. Cristina Mulero Calvo, que en breve presentará oficialmente su libro “Saltar de la pecera”, dedicado específicamente a cómo crear y desarrollar la Marca Personal y tantos otros profesionales que me sería muy difícil detallar por la cantidad de los mismo; ahora… digo, merece la pena hacer una reflexión más amplia de las consecuencias de ser un profesional con Marca Personal.

La primera es, sin duda, superar la expectativa que el cliente-consumidor de nuestro servicio, tiene de nosotros. Estar por encima de lo que hemos prometido en esa transmisión de nuestros valores y de nuestro saber hacer que hemos realizado al fortalecer nuestra Marca.

Este no sólo es un compromiso con nuestro entorno, sino además, es un compromiso con nosotros mismos.

El segundo y, para mí, mucho más importante, es saber que somos un referente, que la Marca Personal no sólo tiene que ver con esa capacidad de hacer y de servir; de ser un profesional y de tener prestigio; de ser humano, tangible y cercano; sino que aprovechando todos estos puntos, tenemos la obligación de ser un “faro” en “La costa de la Sociedad”.

Cuando eres visible en un entorno, no puedes obviar la obligación de aportar al entorno VALORES, con los que ayudar a los demás, próximos y lejanos, da igual, a todo aquel que te vea, te siga, te lea, te oiga, etc. etc..

Ahora se llama a los que marcan tendencia “influencer”:

“Un influencer es una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia e influencia en redes sociales puede llegar a convertirse en un prescriptor interesante para una marca.
Fuente: Blog 40gradosdefiebre.com

Pues un profesional con Marca Personal debe convertirse en un “influencer” de los VALORES, tender a modificar su entorno ayudándolo a mejorar. La figura de cualquiera de los que lidera a través de su Marca Personal, debe ser un poco “mesiánica” si se quiere, un poco, no mucho, pero sí suficiente como para sentirse comprometido cada mañana. Saber que esta sociedad está carente de liderazgos ejemplarizantes que ayuden a las nuevas generaciones a saber descubrir hacia dónde y cómo pueden caminar.

¿Te parece mucho compromiso? ¿Demasiada exigencia? Por supuesto que puedes no estar de acuerdo, pero este es mi parecer.


Como siempre a tu disposición en redes sociales http://www.facebook.com/sergio.moralesparra

lunes, 30 de mayo de 2016

LAS EMPRESAS FAMILIARES, ¿PROYECTOS PERDURABLES EN EL TIEMPO?

Uno de los retos que las empresas, para las que trabajo como consultor, tienen, está en hacerlas sostenibles y perdurables en el tiempo. En su mayoría son proyectos de empresa familiar.

Digamos que crear una empresa, a pesar de ser un reto, es algo relativamente fácil. Otra cosa es que la empresa sea perdurable, es decir, que su existencia supere la generación que la creo y después, hijos y nietos, continúen con el negocio, aplicando claro está, las modificaciones necesarias.


Es fácil encontrar ejemplos en los que alguien crea una empresa y los hijos no tienen ni ganas, ni la vocación profesional necesaria, para continuarla, así que ahí queda el derroche de esfuerzos que hizo su creador. Siendo habitual que, conforme se acerca el momento de la jubilación del “socio impulsor y creador del proyecto”, la empresa vaya decayendo, simplemente por falta de interés general en mantener esfuerzos, por algo que tiene la fecha de finalización ya acordada.


Otros empresarios consiguen trasladar la inquietud e incluso la vocación, a la siguiente generación, pero con tan escasa fortuna y previsión que ésta puede no dar continuidad al proyecto inicial, por falta de ambición, por falta de formación, por escasez de proyecto común, e incluso pueden ser los que propicien la crisis en la empresa, y así podríamos poner gran cantidad de ejemplos que hemos vivido en los últimos años.


¿Cuál es la solución en la empresa familiar? La solución empieza por la PREVISION. La previsión supone una reflexión, una visualización del futuro relacionada directamente con el “¿Qué quiero que suceda?”. Esta reflexión la han de hacer los creadores del proyecto, los creadores de la empresa que quieren que permanezca en el tiempo.

Después es necesario trabajar, junto con un consultor especializado, cómo quiero que se tomen las decisiones en la empresa, como quiero que se dirija esta empresa en el futuro, qué condiciones tiene que cumplir el que quiera ser directivo, quiénes se pueden hacer cargo de las distintas funciones, qué familiares pueden optar a participar en el equipo de trabajo, etc.


Todo esto GARANTIZA la CONTINUIDAD DE LA EMPRESA FAMILIAR. Requiere trabajo, esfuerzo, dedicación a este objetivo, pero también es cierto que, con el tiempo, los empresarios disfrutan de ver cómo su proyecto adquiere visión de futuro y, a pesar de que llegue la jubilación, la empresa continuará en manos de personal cualificado.


No se puede confiar en la buena voluntad de los que después vengan, porque no es cuestión de voluntades, es cuestión de PLANIFICACIÓN, como he propuesto al inicio de este artículo.

¿Tienes dudas sobre si lo estás haciendo bien? ¿Crees que tu empresa tendrá la continuidad que esperas? Hazte estas preguntas...


Como siempre a vuestra disposición en smorales@gesalmed.es y en Facebook http://www.facebook.com/sergio.moralesparra

miércoles, 30 de marzo de 2016

La SERENIDAD a la hora de mejorar procedimientos relacionados con los Recursos Humanos

En mi trabajo diario, me encuentro con la necesidad de poner nuevas herramientas en funcionamiento, relacionadas con la gestión de las personas en las empresas. En estos momentos los empresarios desean poner remedios de resultado inmediato y esto no existe.

Mejorar la gestión del tiempo, el uso de herramientas nuevas en el trabajo, la coordinación de los miembros de un equipo, la comunicación interna, etc. etc. no son cuestiones que, milagrosamente, mañana vayan a "ver la luz" y, como consecuencia, nuestra empresa pueda cambiar en unos días.

El trabajo del consultor en todos estos casos, es el de un acompañante en la generación de nuevos hábitos de trabajo, conduciendo y reconduciendo los comportamientos, hasta obtener el resultado deseado.

Utilizo en muchas ocasiones la expresión: "¡Con serenidad!, cuando me dirijo a los empresarios, para que entiendan que hay que tener paciencia y perspectiva, sabiendo que las cosas cambiarán con el tiempo, no sólo con la aplicación de nuevas herramientas, procedimientos, etc. el TIEMPO, es esencial en estos casos.

Así que si has examinado tu empresa y decides implantar cambios, proyéctalos muy bien, ármate de SERENIDAD y persevera en el TIEMPO hasta que se cumpla aquello que deseas.

Como siempre estoy a vuestra disposición en smorales@gesalmed.es

miércoles, 7 de octubre de 2015

RODRIGO RATO, SU SECRETARIA TESTAFERRO Y OTROS CASOS

Salta estos días a las páginas de los periódicos, a las noticias de la tele y otros medios, las declaraciones de la secretaria que era testaferro en empresas de Rodrigo Rato.

Está de moda que encontremos la palabra "testaferro" en muchas noticias de tramas, pero qué es un testaferro, pues he obtenido un significado bastante claro en wikipedia: "la persona que suplanta, encubre o se disfraza legalmente, prestando su nombre e identidad, firma, o bien su personería ya sea física o jurídicamente, emulando el papel social de la persona mandante a la que en el fondo representa". Aunque yo añadiría que, "con un fin fraudulento", dicho de otro modo, generando un engaño para la evasión de la responsabilidad del implicado principal, habitualmente un empresario que me vais a permitir adjetivar como "dominador".


Pero el testaferro es algo más, es "una parte débil", es como el eslabón más frágil de una cadena, en eso se ampara el empresario que lo utiliza, sabe de su necesidad de "vender su alma al diablo", para, en unos casos,  salir de una situación de insolvencia, o en otros resolver un problema grave, etc. etc.

El testaferro percibe habitualmente las "migajas" de un botín. Migajas que no tienen nada que ver con el lucro que obtiene el empresario dominante, insaciable en algunos casos, como el que la noticia nos traía, como el caso de Rodrigo Rato.

Es común encontrar como testaferros, empleadas de hogar, chóferes, vecinos o amigos del "empresario dominante", de esos que se encontraban "en las últimas", como suele decirse. Esos que vista la ocasión de volver a la normalidad, según creen ellos, están dispuestos a asistir a la firma de una sociedad, asistir a la compra-venta de empresas, inmuebles, etc., sin ser conscientes de que empiezan un largo camino que no acaba nunca y que los conducen a aparecer, más tarde, como delincuentes ante Hacienda, por el impago de impuestos, o ante la brigada de delitos monetarios, u otros organismos, por no cumplir obligaciones legales, es decir, han multiplicado sus problemas, por el pago de unas  "migajas" comparado con lo que se ha llevado el empresario que lo ha puesto como "parapeto".

Podemos unir a esto el daño que se realiza a los que pillan en medio de estas operaciones, a los que dejan "con el culo al aire", sin posibilidades de reclamar, en los casos de generación de deudas o de otras obligaciones, personas que estaban ahí, en la parte legal de "la jugada" y que no pudieron ver lo que se les venía encima.

Suerte que, en muchas ocasiones, estas actividades van dejando un reguero de datos que, como dice mi amigo Javier, periodista investigador, "son la luz que pasa por las grietas de las puertas que quieren ser cerradas a la verdad". Finalmente esa luz ilumina datos, informes, "casualidades" y "descuidos", que ponen al responsable donde tiene que estar. Ninguno de nosotros tiene ninguna duda sobre la falta de honestidad e integridad de Rodrigo Rato, así deben terminar todos.

Como en el caso que vemos hoy en las noticias, al final se trataba de un empresario lleno de ambición, rodeado de tontos, a los que les va a caer una buena pena, incluso de cárcel, por unas "migajas".


¿Y tú qué harías si conocieras un caso?

viernes, 28 de agosto de 2015

NEGOCIAR, ALGO MÁS QUE SABER "LO QUE YO QUIERO"


Hace unos días comía en un restaurante de San Esteban de Pravia, el Restaurante Puerto Norte, que aprovecho para recomendar a todos por su excelente producto y mejor servicio.


Una hermosa cristalera nos permitía gozar de las vistas del puerto, a la vez que nos deleitábamos con sus excelentes platos. Nos acompañaba una temperatura ideal, veintipocos grados y un tímido sol que aparecía y se ocultaba, de vez en cuando.


En mi observación a través del ventanal pude ver cómo un ejemplar de avispa se había situado en el interior del comedor y obcecada en su único interés de estar fuera, era incapaz de entender que entre ella y su objetivo había un cristal.


A pesar de lo palpable que para ella era el cristal, no era capaz de alejarse un poco de esa primera visión ( negociar),  para observar que más arriba tenía una salida que le servía igualmente para su objetivo y no precisaba eliminar el cristal, sino  hacer un último esfuerzo para salir ganando.


Esto pasa muchas veces en la vida de los humanos. Encerrados en una posición, vemos nuestro objetivo con un claridad cristalina y nos obcecamos en avanzar hacia él, sin ser conscientes de que hay que manejar las trabas que encontramos, negociando siempre con los elementos.


Los conflictos no son otra cosa que malas negociaciones, obcecaciones en puntos en los que ambas partes han de mostrar nuevos caminos, explorarlos y examinar las ventajas de otras posiciones.


Cuesta muchas veces encontrar soluciones, cuando la persona con la que se está negociando es como la avispa, sólo quiere atravesar el cristal.


Todos los meses me encuentro en procesos de negociación de posiciones, de revisiones de roles, de responsabilidades en los equipos de trabajo, etc. Es fácil, muchas veces, diagnosticar si vamos a llegar a buen puerto o no, porque hay quien no muestra ni una sola puerta, pensando que eso es lo correcto, se equivocan, porque el resultado es que donde no hay salida, no hay solución para ninguna de las partes y, entonces, sólo entonces se llega al conflicto, que normalmente no conduce a un camino satisfactorio para ninguna de las partes.


Mi consejo es, negocia con creatividad. Pon asuntos para negociar que puedan abrir el campo de actuación.


Como siempre, a vuestra disposición en smorales@stratexito.es

miércoles, 29 de julio de 2015

¿Y TÚ QUIERES TENER ÉXITO?

Hace unos días comentaba con un buen amigo, con el que además comparto espacios profesionales, la duda que me había asaltado hace unos meses y me llegó esta duda porque me sucedió lo que os voy a contar:

Corría el mes de mayo cuando  me encontraba en mitad de una acalorada y apasionada conversación de trabajo. 

Mi interlocutor me decía: "Lo más importante es que llegue un día que alcances el éxito, que hagas algo que te ponga en la cresta de la ola, que te puedan conocer otras empresas y pases a un nivel de consultor de alta gama".

Me fui a casa pensando si aquello que me decían era el éxito. Al menos la duda era si "mi éxito" tenía que ser este que me habían definido.

Me llegaron a la cabeza muchas preguntas:

¿Por qué tengo que tener éxito?
¿Por qué el éxito es que te conozcan?
¿Si no has alcanzado la fama, no has tenido el éxito que esperabas?
¿Por qué tener éxito tiene que suponer trabajar en empresas de otro segmento superior al que estoy tratando hoy?
¿Qué tiene que ver el éxito con tu cuenta de resultados?

Estas y otras muchas preguntas me llenaron la cabeza durante un buen rato. La noche era suficientemente tranquila, como para que las reflexiones buscaran, ellas mismas, la claridad que necesitaban. Así fui evolucionando en mis pensamientos y terminé con un firme:

 "¡NO QUIERO!". 

Me lo dije como los niños pequeños, con esa misma convicción. ¡NO QUIERO!

Creo que esa visión de "voy prosperando, voy teniendo éxito" que tiene la mayoría de las personas no cuadra con mi forma de ver la vida. A todos estos que cada día les veo tener más éxito, les veo también tener menos vida, ya no pueden hacer lo que quieren cuando quieren. Los grandes contratos requieren grandes dedicaciones y, además, generan grandes dependencias. Terminas no siendo dueño de tu tiempo, porque ya no es tu tiempo, si eres escritor, son los de la editorial los que dicen dónde y cuando tienes que estar, si eres consultor, evidentemente, te debes al gran contrato que acabas de firmar, etc. etc.

Yo sigo queriendo mi éxito, ese que no tiene que ver con que te conozcan mucho más, que no tiene que ver con servir a empresas más grandes necesariamente, que no tiene que ver con grandes facturas a grandes empresas, sino con rentabilidad de las consultorías que hago en las pymes. Esas pymes que necesitan profesionalizarse y reorganizarse y buscan un consultor cercano, que hable su mismo idioma y que les ayude en el día a día.

Me gusta ese éxito que no te obliga a salir de tu área de confort, que como tengo muchas canas, muchos años y cada vez menos pelo, tengo derecho a decir, que estoy cansado de escuchar que hay que salir del área de confort, ¿por qué?, con el trabajo que me ha costado llegar a ella. Ya sé que muchos os echáis las manos a la cabeza, pero si tengo bien definido el servicio que quiero dar y a quién y me va bien, por qué moverme de aquí.

En fin, quería compartir con vosotros esta reflexión sobre el éxito, que a tantos trae de cabeza y que, probablemente, este éxito de ser más cada día, a veces, las más, va unido a "dejar de ser tú" cada día.

¿A ti cómo te ha ido en la vida? ¿Has tenido éxito? Si te apetece comparte tus ideas en los comentarios de este blog.


Como siempre a tu disposición en smorales@gesalmed.es

sábado, 18 de abril de 2015

YO, MI, ME, CONMIGO ... Ya no se estila


Estaba dudando en el título de este artículo, no sabía si denominarlo así, tal y como ha quedado, o denominarlo "SIN TÍ NO SOY NADA", algo más romántico, pero que también sintetiza lo que hoy quiero expresar.

Durante esta semana he asistido a distintos eventos y foros, en los que he tenido que hablar de GENEROSIDAD. Lo he hecho en su relación con la disciplina profesional en la que cada uno de nosotros nos movemos. Tenida en cuenta esta GENEROSIDAD, tanto en la relación con el cliente, como en la relación con el entorno, es decir, compañeros, vecinos, amigos, etc. GENEROSIDAD porque sin los demás, no somos nada.

Voy a empezar diciendo que el ÉXITO, algo que parece tan individual, requiere siempre de la existencia de los demás, de un entorno en el que tenerlo, de unas personas en las que apoyarse para tener ÉXITO, de unos objetivos que cumplir, siempre en relación con las personas, etc. etc. Nadie tiene éxito en el desierto, sin que haya quien lo acompañe, sin que haya con quien compartirlo, incluso sin que haya con quien COMPETIRLO, porque el ÉXITO se compite, se lucha por el éxito. Dicho de otro modo, hasta para algo tan individual como el ÉXITO, necesitamos a los demás.

Los consultores nos tenemos que mover necesariamente con un ESPIRITU COLABORATIVO y como consecuencia con GENEROSIDAD, porque solos no llegamos a ninguna parte, solos el recorrido es muy corto, lo aprendí hace muchos años, era Director de una importante consultoría, en un entorno en el que tenía que conseguir aliados para avanzar. Fue entonces cuando decidí que periódicamente, a veces una vez al mes, en ocasiones cada dos meses y otras varias semanas seguidas, es decir, según necesitaba, convocaba a desayunar a compañeros, un pequeño grupo de consultores en activo y les invitaba a que hablaran, contaran sus inquietudes, con un café y una tostada en la mesa y nos entregáramos tarjetas entre nosotros para continuar nuestra relación. Siempre era un grupo controlado de no más de media docena, lo importante era que entre ellos pudieran conocer a algún consultor nuevo y partiendo de ahí, evolucionáramos todos, ayudándonos unos a otros, GENEROSAMENTE. 

Hemos puesto, siempre, intereses en común, con el fin de ser más conocidos, dar a conocer a un entorno más amplio nuestros servicios y ser capaces de abarcar nuevos proyectos de más envergadura, gracias a que la alianza con otros consultores te permite abarcar varias disciplinas.

Esto que he descrito, de lo que pueden dar fe muchos consultores en Alicante, pues tengo una larga lista de aquellos que en distintos momentos han asistido a esos encuentros, es lo que todos denominamos NETWORKING (hace quince años yo no lo sabía).

Ocupar cargos en la Patronal, durante algunos años, aumentó en mí ese espíritu colaborativo y me permitió tener todavía más posibilidades de hacer estos encuentros, estos desayunos de viernes. 

He visto siempre GENEROSIDAD en todos los que han querido hacer algo que tiene que ver con el bien común, del grupo, del colectivo, del equipo, etc., así que siempre he entendido que este es el camino.

Hoy trabajamos GENEROSAMENTE para un Desayuno de Consultores que se celebra los
segundos miércoles de mes. No tiene mayor interés que el de conocernos, buscar esas "alianzas", enfrentarnos juntos a las mismas dudas, retos, etc. Hace ya más de medio año nos pusimos mano a mano a buscar cómo generar y hacer mejor este tipo de encuentros y terminamos dándoles nombre y forma a este magnífico IMPULSANDO NEGOCIOS, del que somos "padres" José Ramón Gonzálvez, Orlando Vicente, José Andrés Navarro, Luis Munera, Julián Vicente y yo mismo. Cuando digo GENEROSAMENTE quiero decir que no hacemos negocio de estos encuentros, porque lo que pretendemos es que se genere negocio en los encuentros o que se generen relaciones que nos conduzcan, a todos,  al negocio.

Esta aventura es contagiosa, ayer trabajábamos en Murcia, con otro equipo GENEROSO, que también va a dedicar su tiempo a ayudar a que los consultores de la Región de Murcia tengan sus Desayunos de Consultores. Estos consultores han entendido el mensaje que nuestro equipo de Alicante ha construido para estos Desayunos de Consultores y ya están trabajando en constituir ese grupo IMPULSOR, necesario para dar ímpetu cada día.

Termino este artículo diciendo que "SIN GENEROSIDAD, NUNCA SE HUBIERA ESCRITO NI LA PRIMERA PÁGINA DE UN LIBRO".

Como siempre, a vuestra disposición en smorales@gesalmed.es y mi perfil en facebook  http://www.facebook.com/sergio.moralesparra