lunes, 23 de noviembre de 2009

CONCILIACIÓN FAMILIAR EN MOMENTOS DE CRISIS

La situación actual es difícil para la empresa privada, pero también lo es para el empleado. Muchas veces el empresario se olvida de que la incertidumbre es para todos, la inseguridad también impregna el comportamiento del trabajador.

En estos momentos en que el mal tiempo arrecia para todos, algunos objetivos de la empresa no se pueden perder de vista, como “la conciliación familiar”, sigue siendo necesaria, máxime cuando un objetivo social es la mayor participación del hombre en la vida familiar, participando de todos los deberes y obligaciones, y mayores facilidades para que padres y madres cuiden de los hijos.

Algunos gestos sencillos están a mano de cualquier empresa, basta con revisar cómo tratamos al empleado en las horas de trabajo, si facilitamos su comunicación con el resto de los miembros de su familia y no nos parece una ofensa a la organización, estamos apostando por la conciliación familiar. Entender que cualquier medida que ofrezca una comunicación con los miembros de la familia, de manera natural y siendo flexible a la hora de ayudarles a cumplir con sus necesidades y urgencias, es una actitud que no deja dudas en cuanto a la visión de ayuda a la “conciliación familiar”.

En cualquier caso no olvidemos que los empleados rendirán más cuanto más conformes estén con su posición en la empresa y sean conscientes de la ayuda que tienen en el sostenimiento de la familia.