miércoles, 13 de octubre de 2010

Donde hay una debilidad hay una fortaleza


Efectivamente puede parecer una contradicción, sin embargo, hemos de ser capaces de reconocer aquello que aparentemente nos debilita para tornarlo en virtud, trabajarlo y, a partir de ahí, desarrollar una estrategia que nos haga mejores y con resultados más atractivos cada día.


En el mundo empresarial ser pequeño es una desventaja, cierto, te distancia de las posibilidades de acercarte a las grandes empresas, pero es una virtud, porque te acerca a la pequeña y mediana empresa, porque te permite un trato más personalizado con el empresario, porque te da pie a generar una estrategia de networking con otros que tengan características parecidas a las tuyas.... etc. etc.

En lo personal es exactamente igual, no somos Pau Gasol, no tenemos el atractivo de Javier Bardem, ni la intelingencia de los grandes físicos nucleares, ni la capacidad de escribir como Cela o Vargas Llosa, etc. , pero ¿te has parado a pensar qué tienes?, ¿qué eres?, ¿cuales son tus características principales?.. ¡Vamos a aprovecharlo todo!

Cada característica singular, precisamente lo que nos hace es singular, la podemos trabajar y desarrollar, seguro que eres bueno en algo. En mis años de docencia aprendí de un profesor genial que todos los niños son excelentes en algo, aun el travieso es excelente en sus travesuras.

Nunca tires la toalla, siempre habrá una oportunidad de generar la excelencia en alguna de tus capacidades, encuéntrala y trabaja en la mejora continua personal.

Como siempre a vuestra disposición en smorales@gesalmed.com