viernes, 15 de julio de 2011

EL VALOR DEL EQUIPO QUE FORMAMOS

Al hilo de algunos acontecimientos de esta semana, quiero escribir estas notas por lo que os pueda valer.
Tengo la gran suerte de trabajar con unos profesionales que se acercan a las reuniones de trabajo a pedir las cosas POR FAVOR, de tal manera que la predisposición de todos los que participamos en un trabajo, en un proyecto, es siempre máxima porque, estén donde estén en el organigrama, todo el equipo se posiciona dispuesto a ayudar a los demás con sus responsabilidades.

Las noticias que nos han ido llegando durante la semana han sido bastante alarmantes, en algunos casos, y hemos tenido que tomar tila, en otras ocasiones las noticias nos trasladaban una cierta esperanza, así nuestros días han ido llenos de altibajos hasta llegar  a hoy viernes, día en que nos hemos encontrado extenuados, pero todos por igual.

Una de las cosas principales del equipo es esa capacidad de generar COMPRENSIÓN  hacia los demás, ser capaz de sentarse a trasladarse datos y, sobre todo, en las situaciones de crisis, no trasladar más crisis.

El espíritu COLABORATIVO que rodea a todo el equipo ha hecho que la relación entre las personas sea excelente y, en este caso, los éxitos que nos llegan supongan una ocasión para celebrarlos de forma colectiva.

La madurez de esta forma de trabajo ha dado como resultado un crecimiento, a pesar de los tiempos difíciles, que nos permite pensar con optimismo en el futuro.

Invito a todos los equipos de trabajo que crean que deben mejorar,  que se propongan estas tres ideas básicas que he expuesto, como un ensayo para la mejora en la cohesión del grupo.