martes, 14 de febrero de 2012

CUANDO EL CONFLICTO SUPERA AL OBJETIVO


En estos días, por circunstancias del trabajo y otras obligaciones, como a todos los humanos nos pasa alguna vez en la vida, he sentido la frustración de no entender bien las posturas de algunas de las personas que me rodean, que a pesar de que individualmente pueden ser buenas o excelentes profesionales, cuando se encuentran en un punto, desaparece su excelencia y se ven envueltos por una especie de aureola generadora de problemas.


No es fácil ver que, a pesar de los esfuerzos, las posiciones respecto a determinado asunto, en lugar de acercar a las personas alrededor del problema, las distancia entre sí, además de alejarlas del propio problema, poniendo la visión en un lugar distinto, sin afrontar el problema a solucionar.
En estos casos la lucha debe centrarse en el aprendizaje, en entender qué es lo que hace que el objetivo común distancie a las personas.

Lo vemos a menudo y responde siempre a que la visión de las partes está centrada en la visión de uno mismo, mientras que para hacer que las cosas se resuelvan hay que centrarse en el resultado colectivo, el objetivo común, en qué es lo que nos une y no en qué es lo que nos separa, dicho de otro modo, qué tienes tú que unido a lo que tengo yo, resuelve el problema.

Generé hace tiempo una serie de ideas para poner en marcha en los equipos de trabajo, que permita a la hora de enfrentarse a estos “desencuentros”,  recurrir a una herramienta que ayude a resolver, al menos, la duda de ¿por qué está sucediendo esto? o ¿qué puedo aplicar?… ¿dónde fallé? y, por tanto, poner remedio.

1.      Educación.- para tratar a los demás
2.      Espíritu de servicio.- para demostrar que desde nuestra labor, sea la que sea, estamos para servir a los demás.
3.      Dialoga siempre.- es el camino para entender y para hacerse entender.
4.      Sé generoso.- entrégate a los demás, la vida suele devolver aquello que has entregado.
5.      Comunica bien.- ofrece una comunicación entendible, clara y orientada a resolver.
6.      Todo trasciende.- ten en cuenta que todo lo que hagas tendrá su trascendencia hacia el resto del equipo, o en otros casos hacia el exterior, es decir, los clientes.
7.      Corresponsabilidad.- cualquier miembro de un equipo debe entender su corresponsabilidad en todas las tareas del equipo, fundamentalmente en aquellas que hace o delega en otros.
8.      Comprensión.- aplicando la comprensión conseguirás acercarte a los que se distancian del equipo y volver a atraerlos hacia el objetivo común.
9.      Laboriosidad.- esfuérzate en el trabajo, desarrolla la cantidad de trabajo que te corresponda, no cargues a los demás con tus obligaciones.

Mañana me levantaré con nuevos objetivos, dispuesto a seguir sirviendo a quienes lo necesiten y espero ver con claridad dónde ha estado mi punto débil de estos días.