viernes, 25 de octubre de 2013

FELICIDAD Ó “FELIZ Y DAD”

La FELICIDAD ES UN TERRENO en el que trabajamos todos, empleados, autónomos, emprendedores, empresarios, etc.

Traigo hoy una nueva manera de escribir FELICIDAD,  que es FELIZ Y DAD, porque creo que hay que trabajar muchos conceptos desde dentro, desde tu más íntimo YO, para poder después difundirlo con la naturalidad y con la generosidad que desees. Escribo esto porque veo tendencias “frustrantes” que nos hablan de que desde tu malestar y sufrimiento puedes entregar FELICIDAD  a los demás, algo imposible
desde mi punto de vista.

La FELICIDAD tiene sentido cuando se da a los demás en distintos formatos, la FELICIDAD que no se entrega no es real, de ahí que  denomine FELIZ Y DAD a la FELICIDAD de verdad, la que primero se crea en tu mente y en tu “corazón” y después se entrega a los demás como una dádiva preciosa.

Para compartir, trasladar, difundir y entregar FELICIDAD, hay que ser feliz, pero hay que ser íntimamente FELIZ, es decir, sentirse feliz de verdad y conocer bien aquello que te ha conducido a este estado, porque conociéndolo bien, podrás repetir el modelo de lo sucedido, otras veces.

Si quieres hacer FELIZ  a tu pareja, a tus hijos, a tu familia, a tus compañeros de trabajo, etc. no tienes que hacer nada muy especial, primero busca la felicidad, la tuya, y verás qué fácil es compartirla y, como consecuencia, generar también la felicidad de los que te rodean.

Por el contrario, el que tiene una vida infeliz lo que traslada, necesariamente, es esa negación de lo positivo y su vida suele concentrarse en la búsqueda de cosas que le niegan la felicidad.

No podemos hablar sobre cosas concretas que generan la felicidad, porque la felicidad es un bien subjetivo, un estado que se crea en la mente de cada uno, fruto de la coincidencia de distintos factores, así podemos encontrarnos excelentes profesionales con un gran sueldo mensual a los que siempre encontramos infelices y a profesionales con poco éxito profesional y escasos recursos económicos, que muestran a diario un gran estado de felicidad.


No hay reglas, lo importante es que tú descubras cuáles son aquellos factores que determinan tu felicidad y los pongas en práctica, sobre todo pensando que la felicidad de los demás depende en gran parte de tu FELIZ Y DAD.