domingo, 18 de diciembre de 2016

CAMINO DEL ÉXITO

Hace tiempo que me di cuenta que no somos quien para marcar el camino del éxito a nadie. Esto que parece una “perogullada”, es simplemente una realidad de la que hemos de ser conscientes todos, en nuestros distintos roles.

Desde el rol de padres, en el que podemos poner a nuestros hijos en las puertas de caminos, que ellos deben escoger; hasta el rol de Directivos, en el que hemos de mostrar a los miembros del equipo las necesidades de la empresa, las necesidades del mercado, proponerles proyecto, pero dejar que sean ellos los que decidan su camino. Un camino que les ha de conducir a la conciliación entre “corazón” (lo que deseo) e “intelecto” (lo que es oportuno y conviene).

El “éxito” (manido término), es una percepción subjetiva, así encontramos a persona en ese punto de logros que nosotros añoramos y a ellos les produce insatisfacción y, al revés, personas con una vida que nosotros consideramos mediocre y ellos valoran como un éxito. La subjetividad prima en esto y nos debe hacer reflexionar.

En este sentido, he pretendido siempre hablar con mis hijos para trasladarles ideas de algunas cosas de la vida, del mundo empresarial y de las relaciones humanas, etc., pero con los años pretendo que sus elecciones sean lo más “libres” posible, pues sólo ellos pueden reconocer el camino de “su éxito”.

En el caso de los miembros de mi equipo de trabajo, pretendo trasladarle las necesidades de su entorno profesional, para que valoren en cuando pueden mantener en equilibrio “corazón” e “intelecto” en ese ambiente y que eso les conduzca al éxito que buscan.

Al contrario de lo que otros puedan pensar, para mí el éxito no llega con los años, cada época tiene una motivación y una sensación de éxito distinta.

Como siempre a vuestra disposición en http://www.facebook.com/sergio.moralesparra y @sergiomp1961 en Twitter.